La importancia de la Apicultura en el siglo XXI



Uno de los principales beneficios de la apicultura es que no agota la tierra como lo hace la agricultura. Por el contrario, la apicultura puede aumentar el rendimiento de los cultivos hasta en un 30% (además de crear nuevos puestos de trabajo y fuentes de ingresos). En otras palabras, la apicultura podría resultar en una agricultura más productiva sin la necesidad de mayores espacios o el uso de algunas prácticas cuestionables, como el uso extensivo de químicos en los cultivos.


Al mismo tiempo, cuando los agricultores se dedican a la apicultura, comienzan a beneficiarse del cuidado del medio ambiente porque dependen de las plantas y los árboles como fuentes de néctar para sus abejas a fin de aumentar su producción de miel. Además, crear oportunidades para los ciudadanos rurales es vital para acabar con la pobreza, reducir la desigualdad y evitar la migración hacia los ya superpoblados espacios urbanos.


En ese sentido, los proyectos apícolas se benefician de asociaciones adecuadas porque se traducen en un desarrollo estable, acceso a los mercados, control de calidad y actividades de comercialización en favor de la preservación de la práctica a largo plazo. Tal vez la apicultura no es la panacea que resuelve todos los problemas relacionados con el clima y la economía que se enfrentan en este momento, pero podría conducir a una agricultura más sostenible, mejorar la seguridad alimentaria y crear nuevas oportunidades de empleo en las regiones donde se desarrolla.


45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo